VAL MIÑOR

La calle Ciudad de Vigo permanece acordonada

La medida cautelar se mantiene tras desprenderse una nueva cornisa

Las jardineras del primer y segundo piso están apuntadas.
Las jardineras del primer y segundo piso están apuntadas.
La calle Ciudad de Vigo permanece acordonada

n n n El desplazamiento de otra de las cornisas en el bloque de viviendas ubicado en la calle Ciudad de Vigo en Baiona, obligó a los Cuerpos de Seguridad a mantener acordonada la zona. Además como medida preventiva los trabajadores apuntalaron los salientes de ladrillo y cemento del primer y segundo piso mientras esperan a que una empresa especializada elabore un informe detallado sobre el estado estructural del edificio. 
El inspector jefe de la Policía Local, Pedro Alonso, explicó que tras iniciar los trabajos de retirada de la jardinera situada en un tercero, cuyo desprendimiento fue detectado por uno de los vecinos el pasado viernes, la situación volvió a repetirse de igual manera aunque en esta ocasión en la planta inferior. "Tras comprobar lo que estaba sucediendo optamos por apuntalar la fachada y mantener la zona cerrada al tráfico y a viandantes con el fin de prevenir desprendimientos de cascotes y minimizar riesgos", explicó. Asimismo y al entender que no se trata de un hecho aislado procedieron a la suspensión de los trabajos como medida cautelar además, tal y como aseguró Alonso, "no es la primera vez que el edificio Ciudad de Vigo da problemas de este tipo". Aunque a primera vista los daños solo se produjeron en la fachada, tendrán que esperar a los estudios pormenorizados de los técnicos para evaluar es estado general de su estructura, con lo que por el momento la zona permanecerá acordonada.
El alcalde, Ángel Rodal, por su parte explicó que posiblemente el agrietamiento del macetero de obra situado una altura más abajo se produjo por las vibraciones producto de los trabajos llevados a cabo ayer (por el viernes). "Entendemos que fue una mala casualidad aunque la última palabra la tendrán los técnicos", añadió. Por el momento el tramo del céntrico vial permanece cerrado dejando un pasillo de entrada a residentes, que tienen que acceder al inmueble afectado por la puerta contigua, además de otra estrecha pasarela por la acera de enfrente. La medida adoptada obliga a los conductores a tener que desviarse por la calle Carabela Pinta para poder acceder ala calle Elduayen, lo que provoca pequeños embotellamiento puntuales en la zona. n