Atlántico

VAL MIÑOR

El BNG se opone a la apertura al tráfico de Carabela Pinta

El socio de gobierno baionés manifestó su rechazo a despeatonalizar cualquier tipo de vial   
La calle ubicada en pleno corazón del centro urbano está abierta al tráfico de lunes a sábado hasta las 14 horas.
La calle ubicada en pleno corazón del centro urbano está abierta al tráfico de lunes a sábado hasta las 14 horas.
El BNG se opone a la apertura al tráfico de Carabela Pinta

El tripartito compuesto por BNG, PSOE y Nós en Baiona afronta sus primeras discrepancias después de que el alcalde Carlos Gómez anunciase la posibilidad de reabrir al tráfico rodado la calle Carabela Pinta, tras ocho años semipeatonalizada. Pese a que Gómez explicó que el tema está en manos de la Policía Local, que por el momento está estudiando la viabilidad de la iniciativa, el BNG emitió un comunicado a medios rechazando frontalmente cualquier fórmula diferente a la actual, y por la que se permite el tráfico sólo los días laborables y en horario de mañana.

Gómez reiteró que por el momento están estudiando las posibilidades acerca de la reconfiguración del vial, aunque mantiene que de entrar en vigor se limitaría a cumplir la voluntad de los comerciantes que según aseguró llevan solicitando dichas variaciones desde 2016, con la esperanza de dar un empuje a las ventas en los establecimientos comerciales de la zona. Aun así adelantó que en caso de obtener un informe positivo sobre la despeatonalización de una de las calles más céntricas del municipio se sentaría a hablar con sus socios de gobierno antes de tomar una decisión unilateral, en este caso con el portavoz de los nacionalistas y teniente de alcalde, Iago Pereira, aunque la postura inicial transmitida muestre que están claramente en contra. 
El rechazo reflejado por el grupo político es claro y estriba en que consideran que la reapertura al tráfico no beneficiaría al comercio local, sino todo lo contrario. En este sentido exponen que el hecho de que el tramo de Carabela Pinta sea peatonal “beneficia tanto a vecinos como a los comercios ya que al aumentar los tránsitos a pie aumentan los clientes potenciales”. Otro de los puntos en contra expuestos por los nacionalistas es el relativo a las plazas de aparcamiento, ya que la totalidad de los bloques de viviendas existentes a lo largo del vial carecen de aparcamientos subterráneos y temen que los espacios, que en un principio estarían destinados a estacionamientos de corta duración relacionados con trámites comerciales, acaben ocupados de manera permanente por los residentes. Sin embargo en este punto Gómez explicó es uno de los factores que precisamente están estudiando desde la Policía Local, y sobre todo teniendo en cuenta que la totalidad de las plazas están reguladas por zona azul con tiempo máximo de una hora. “Partiendo de que hablamos de aparcamiento limitado, la problemática se solucionaría aumentando el control por parte de los efectivos para que se cumpla la normativa”, añadió. En esta línea el regidor tampoco descartó las sanciones como medida disuasoria. 
Por el momento las declaraciones lanzadas desde el BNG son contundentes y toman los ejemplos aplicados en Pontevedra o en los núcleos del Calvario y Plaza de la Independencia de Vigo. Por su parte adelantaron que solicitarán al alcalde que “reconsidere la medida por los vecinos de Baiona solicitan un cambio de rumbo y una buena gestión municipal”.