Atlántico

REDONDELA

Una asociación defenderá el legado cultural de Rande

El objetivo principal será lograr el Sello de Patrimonio Europeo para la bahía y sus edificios y construcciones  así como el patrimonio inmaterial que guarda la zona

La terminal minera conocida como Cotto Wagner es uno de los tesoros de la ingeniería industrial del siglo pasado que deben ser conservados.
La terminal minera conocida como Cotto Wagner es uno de los tesoros de la ingeniería industrial del siglo pasado que deben ser conservados.
Una asociación defenderá el legado cultural de Rande

Rande inicia una nueva batalla. En esta ocasión está motivada por “la preservación del patrimonio de un entorno en el que podemos encontrar un discurso histórico completo no sólo de este lugar, como de Galicia, España y Europa, desde principios del siglo. XVIII incluso mediados del XX,
asociado con la minería, y en este discurso cualquiera de los elementos estructurales que encontramos aquí es imprescindible para su entendimiento” explica Xurxo Constela, uno de los impulsores y presidente de una nueva asociación que pretende revalorizar y conservar la esencia de esta parroquia.
Para ello surgió la asociación Rande Patrimonio Europeo, que tendrá como principal objetivo lograr para la zona el Sello de Patrimonio Europeo, programa que  se concibió como un medio de promover y preservar los bienes culturales, monumentos y enclaves naturales o urbanos, incluyendo cualquier patrimonio inmaterial, tangible e intangible, contemporáneo y tradicional, y los lugares que
desempeñan una función esencial a la hora de comprender la memoria y la historia europea. “Consideramos que este texto, parafraseando el objetivo básico indicado en el artículo 1º de las Reglas de Procedimiento del Sello de Patrimonio Europeo, construyendo el futuro para la ciudadanía de Europa está plenamente vigente para Rande”, asegura este arqueólogo empeñado en salvar de un nuevo naufragio todo el patrimonio que esconde el estrecho de Rande.

Tesoros para preservar
Entre los tesoros que deberán ser rescatados una vez más de la bahía destacan el cargador del alemán construido en los años veinte del pasado siglo; la fábrica del alemán y el Meirande, salazón construida en 1836 por la familia Carsí y compradas en 1944 por Otto Gerdtzen Boyé, quien las transforma en conservera, llamada Conservas Boyé. El cargador de Cotto Wagner es la última de las grandes infraestructuras construidas en Rande, una gran terminal de hierro con cintas transportadoras, este último construido entre 1960 y 1965 y cerrado en los años 70 con la crisis energética mundial.
 El Puente de los tirantes: Construida en los años 70 del siglo XX, fue durante muchos años a mayor ponte colgante del mundo. El propio lugar de Rande, que conforma un conjunto original de casas pescadoras a pie de costa, que abrazan formando un arco la playa con la que crean un unidad casi única. Todo un patrimonio industrial y humano al que hay que sumar la línea férrea o los campos de batea que salpican la Ría.
Y es que como dice Xurxo Constela “en realidad, el tesoro de Rande no está perdido en el lodo de la ría, se percibe en la toma de conciencia colectiva y en el movimiento social que trata de preservar el lugar histórico, los imponentes restos de arquitectura en tierra firme y el yacimiento arqueológico subacuático de los galeones de Rande”.