CONDADO/LOURIÑA

Apertura de juicio oral por el crimen de la desbrozadora

El Fiscal del caso pide 18 años de cárcel para José Luis Vieitez al que acusa de asesinato por matar a un vecino de A Cañiza y por intento de asesinato a la hija de la víctima

Foto familiar de la víctima y su hija, ambos con gafas, días antes del terrible suceso.
Foto familiar de la víctima y su hija, ambos con gafas, días antes del terrible suceso.
Apertura de juicio oral por el crimen de la desbrozadora

nnn  El acusado de matar a un vecino con una desbrozadora en A Cañiza, y de herir gravemente a la  hija de la víctima cuando intentó defender a su padre, comparecerá en la Audiencia de Pontevedra ante un jurado popular, acusado por los delitos de asesinato y tentativa de asesinato. La Fiscalía pide para José Luis Viéitez, una pena de 18 años de cárcel, 12 de ellos por asesinar a su vecino y otros 6 por atacar a la hija de éste. El juicio, que se inicia este lunes, se prolongará hasta el viernes 29 de marzo.
     Los hechos ocurrieron en el barrio de Guindeiras, parroquia de Achas, A Cañiza, el 17 de junio de 2017 cuando el acusado, que mantenía con la víctima una mala relación vecinal "sin gestos previos" -según el escrito de acusación-, atacó al vecino con una desbrozadora cuando el hombre y su hija salían de su domicilio -una finca colindante-, donde iban a celebrar el fin de carrera de la joven de 22 años. El hombre -continúa la acusación-,  cayó al suelo con la nariz "cercenada de un tajo". Y al tratar de huir le alcanzó y volvió a agredirle con la desbrozadora en los brazos al tratar la víctima de protegerse y posteriormente en la cabeza. Y cuando su hija sacó el teléfono móvil "para grabar lo que estaba sucediendo", el acusado la atacó también con la desbrozadora amputándole un dedo de la mano que sujetaba el móvil, y causándole graves heridas en el brazo, cara, espalda y en cuero cabelludo. Y según figura en el escrito del fiscal "no tuvo tiempo de reaccionar ni defenderse del ataque". La brutal agresión dejó al padre gravemente herido y tras varios  días ingresado en estado de muerte cerebral, falleció en el hospital Álvaro Cunqueiro de Vigo, donde también la hija se recuperó de sus heridas. n