Atlántico

REDONDELA

Aparecen 35 propiedades a nombre de la AVV de Chapela

La asociación aparece en el Catastro como titular del campo de fútbol y de las gradas
La Asociación de Vecinos de Chapela ha solicitado por escrito la intersección del Ayuntamiento.
La Asociación de Vecinos de Chapela ha solicitado por escrito la intersección del Ayuntamiento.
Aparecen 35 propiedades a nombre de la AVV de Chapela
nnn La Asociación de Vecinos de Chapela enfrenta una situación insólita. En los próximos días deberá afrontar el pago del IBI de las supuestas 35 propiedades que le han surgido de la nada y que figuran a su nombre en el Catastro. Para la directiva lo que está sucediendo es "inexplicable, ya que la asociación no tiene propiedades y no sabemos quién ni por qué las han inscrito a su nombre". 
Entre las fincas que han aparecido como de su propiedad se encuentra el mismísimo campo de fútbol de Chapela y las gradas, terrenos en la vecina parroquia de Trasmañó y varias fincas en la de Chapela, una de ellas con una casa en ruinas y otra con una construcción más pequeña.
 Ahora, les exigen el pago del IBI de los últimos seis años, incluido el actual, lo que sólo en el caso del campo de fútbol podría suponer un desembolso que supera los 13.000 euros, sin contar con los posibles cargos por mora. Una cuantía que "no tenemos y que supone la práctica paralización de la asociación, que además, con esta situación que nadie consigue entender ni explicar, se queda sin posibilidad de recibir ni de pedir subvenciones de ningún tipo", explican sus responsables. 
Ayer la directiva del colectivo vecinal presentó un escrito en el registro del Ayuntamiento solicitando que intermedie para encontrar una salida. 
Una de las situaciones más curiosas de este enredo en el que se han visto envueltos ha sido la progresión en el número de propiedades que han ido apareciendo a su nombre. Elprimer caso fue detectado en el 2017, cuando la Policía Autonómica instaba a la asociación a limpiar una finca que aparecía a su nombre. "Al recabar más información en el Ayuntamiento nos dijeron que estaba inscrita a nuestro nombre en el Catastro. En aquel momento, y para evitar la sanción, limpiamos la finca". Aunque intentaron encontrar a los verdaderos propietarios, éstos no fueron localizados. En marzo del año pasado fue la Agencia Tributaria quien reclamó la tasa de regularización catastral, no sólo de aquella finca como de otras ocho, entre ellas el campo de fútbol y las gradas. Pese a haberse entrevistado con la concejal de Urbanismo del anterior gobierno municipal, Carmen Amoedo, para solucionar la situación, la cosa fue a más, y este año la lista de propiedades llegó hasta las 35 que aparecen a nombre de la asociación y que según reconocen con preocupación "pueden poner en peligro la continuidad de nuestro trabajo, por lo que pedimos que interceda el Ayuntamiento para resolver este asunto". n