Aparece en Ponteareas el coche que conducía Caldas cuando desapareció

Fernando Caldas,
La última pista sobre Fernando Caldas, desaparecido en julio de 2004 cuando se dirigía a Santiago lo situaban en Bertamiráns. Desde entonces, el joven de Vilagarcía se esfumaba sin dejar rastro, aunque las investigaciones policiales le relacionaron con el narcotráfico y a que su desaparición había sido obra de una banda de narcotraficantes que le habían matado y quemado su cuerpo en cal viva.
Pero de toda esta historia no había lo más importantes. Pruebas. Hace tres meses el rumbo del proceso cambió con un hallazgo inesperado. El coche que conducía el joven el día en el que se le perdió el rastro aparecía abandonado en el garaje de un edificio de Ponteareas. El vehículo era encontrado por los dueños de la plaza de estacionamiento, que hacía años que no iban al aparcamiento y que denunciaron los hechos a la Guardia Civil. La sorpresa saltaba cuando se descubría que el propietario del coche era Fernando Caldas. Era la primera pista fiable y contundente que se obtenía después de que transcurrieran siete años de la desaparición del joven. En estos momentos la Policía Nacional investiga qué hacía el coche tan lejos del lugar en el que se le perdía la pista y cuál la relación con el edificio en el que se encontró y en el que, según pudo saber este periódico, vivieron dos hermanos imputados por la desaparición y muerte de Caldas.
En junio de 2010 la Audiencia Nacional determinó que había indicios suficientes para abrir el juicio oral, del que todavía no hay fecha, pese a que no hay cadáver. Las investigaciones indican que el joven mintió a sus padres y el día de su desaparición no fue a Santiago a recoger unos móviles y sí al piso de unos narcos a cobrar una deuda. Cuando llegó a la casa fue secuestrado, metido en un maletero y asesinado. Mientras estuvo retenido aún tuvo tiempo de enviar unos mensajes a través del móvil que no le libraron de la muerte. El juez Velasco, de la Audiencia Nacional, ha procesado por estos hechos a los hermanos Fernández Rodríguez, a Jorge Durán, Marcos Vigo, Juan Berbel, Roberto González, Manuel Pazo y Rosa Charlín.

Te puede interesar