El rayacoches de A Doblada amenaza con un adoquín a sus vecinos