El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy en Vigo