Un mar de personas abandonó Castrelos tras el concierto de Maná