Manuel Blanco, uno de los vecinos más afectados por el “Palillero”