Los huelguistas han recibido a gritos de traidores a los representantes de CCOO, UGT, USO y CSIF