Feijóo y Casado en la capilla ardiente de Albor