La abstención de la CUP impedirá la investidura de Turull