Rajoy quiere repetir

Rajoy quiere repetir

Como lo leen o como pueden haberlo escuchado estos días, no se trata de repetir postre, sino como candidato en las próximas elecciones generales. Y lo tiene claro tan a largo plazo, porque cree que vamos en la buena dirección, aunque todos los demás vayan en la dirección contraria. El suicida son los otros. Y sin embargo, a muchos el presidente les repite ya, como el ajo, como una comida copiosa, demasiado especiada, pesada.
La práctica parálisis política, la corrupción, el conflicto de Cataluña, el paro o los problemas económicos de la gente parecen no desanimar ni despeinar a un Presidente del Gobierno que -al contrario- incombustible, se pone mucho aunque no se le note, con el frenesí de los problemas para los que está seguro de tener la patente de la solución en píldoras bien gordas que a muchos se les atragantarán.
Él es el jarabe de palo, el aceite de ricino, de hígado de bacalao, que nos hará tomar por nuestro bien y porque es bueno y es lo que quieren los españoles y las españolas. Por eso no se irá nunca por decisión propia y repetirá hasta dar con la fórmula correcta en su laboratorio de alquimia o hasta golpearse con una realidad en forma de oposición u opción política a la derecha naranja y ciudadana. Rajoy quiere repetir, pero aunque queda hipotéticamente mucho para las próximas elecciones, yo creo y él seguramente sabrá ya que lo único que para entonces podrá repetir será postre y café. Pero, como Mariano diría, no nos metamos en eso. Todavía.