Esto no es todo, amigos

Esto no es todo, amigos

That’s all falks. Esto es todo, amigos. En su despedida como Presidente del Gobierno, Rajoy, lejos de su airada intervención de ayer en el Congreso, aceptó con resignación el resultado de la moción de censura, dando las gracias a su partido y a todos los españoles por su comprensión y apoyo. Después de haber asumido las excusas de Sánchez, que le despedía con un “no eres tú, soy yo”, el ya expresidente -como quien ama sin rencor- deseó suerte al líder socialista por el bien de España.
Puf. En un tris, lo que parecía imposible hace un par de días, ha sucedido. De la cena de anteayer al desayuno de hoy, Mariano Rajoy es historia. Ahora comienza la histeria de quienes se ven relegados a la oposición y la de los que se empujan para ponerse delante en la cola del reparto de compensaciones que -aunque se dice que no se han pedido- se deben. Sánchez ha hecho "chas" y ha aparecido a nuestro lado, al frente del Ejecutivo, y hemos asistido a la retransmisión de un acontecimiento en directo con el que no contábamos después de la Champions, que la gente ha vivido con interés en la calle y en los bares, como aperitivo al Mundial que se nos viene encima.
Nunca un cambio de Gobierno ha sido tan rápido. Estamos más acostumbrados a que nos den la matraca con largos y tediosos procesos electorales. Mientras Rajoy recogía sus lápices del escaño, al que volverá como diputado raso, Sánchez e Iglesias se fundían en el abrazo del oso. Veremos enseguida cuánto dura el cariño y el respeto de los partidos que deben sostener los ochenta y cuatro diputados con los que el PSOE aspira a gobernar. Porque como dijo precisamente el perdedor de esta moción de censura, gobernar no es fácil; gobernar es muy difícil, oiga. 
Muchas personas se alegran hoy de la caída de Mariano Rajoy y del Partido Popular, pero otras, especialmente las que se dedican al humor le echarán de menos. No sé qué pasa con los líderes populares, que dan mucho más juego para las bromas, chascarrillos e imitaciones desternillantes. En cualquier caso, esto no es todo amigos, el festival del humor no ha hecho más que empezar.