Cifuentes como He-Man

Cifuentes como He-Man

Igual que He-Man, Cristina Cifuentes quiere ser una Masters of The Universe. Como el personaje de Mattel, adquirido por DC Comics, la presidenta de la Comunidad Autónoma de Madrid se caracteriza por sus poderes sobrehumanos. Tiene la fuerza para luchar contra el mal y defender su reino de Eternia particular –Madrid-, contra los ataques encarnizados de las fuerzas de Skeletor, que nutren la oposición en el seno de la asamblea autonómica y entre los partidos enemigos que la acechan en cada esquina.
Quieren verla caer de cualquier manera y no dudan en mancillar su buen nombre y su formación académica, acusándola de obtener fraudulentamente la titulación de Master en Derecho Autonómico sin moverse del castillo de Grayskull, es decir, sin presentarse a dos asignaturas imprescindibles para obtener tal mérito y completando una formación que acumula más de seiscientas horas lectivas que hubo de compaginar con su carrera y representación política a tiempo completo. 
Quien no conoce a los Masters of The Universe, no puede entender que transformar dos no presentados en sendos notables solo es posible desde el poder casi omnímodo que les ha sido concedido por el Universo mismo y que poco tienen que hacer los envilecidos y aborregados que cuestionan la pureza y honorabilidad de la presidenta de Madrid, así como la profesionalidad de una sagrada institución como la Universidad Rey Juan Carlos, que en defensa de su también cuestionado prestigio, no dudará en refrendar hasta el final la legitimidad y la versión cogida y documentada con pinzas, de la brillante exalumna Cifuentes.
Cristina no necesitaba en absoluto ninguna titulación adicional, que nada añade a su posición política y profesional, pero no es poco habitual que quienes ocupan cargos de alto nivel y exposición pública necesiten alimentar su ego con asiduidad, recurriendo a dudosos honores curriculares que llegan incluso a creerse ellos mismos. No tengo certeza alguna sobre la falsedad que se afirma en la obtención del título de Cristina Cifuentes, pero sí la seguridad de que no será la causa de su caída política, puesto que -aunque lejos de despejar todas las dudas- con el apoyo autocomplaciente de la Universidad saldrá airosa de esta situación. Y sin necesidad de transportarse temporalmente a otra dimensión por el poder de Grayskull, que todos los que admiramos a los Masters del Universo reconocemos.