¡A ver, nos dejamos de caralladas con los corredores ferroviarios!

¡A ver, nos dejamos de caralladas con los corredores ferroviarios!

Vamos a dejar las cosas claras. Publicar un articulo en un periódico puede responder a tres tipos de motivación: darle gusto al ego, abusando de la buena fé del medio que te da cabida, dándole el coñazo a los lectores con reflexiones  que generalmente a nadie le interesan. La segunda es cuando el propio medio te lo pide porque considera que puedes aportar  un punto de vista a algún tema relevante. La última es simplemente cuando necesitas hacerte publicidad  personal o profesional. No es que no sea lícito, pero sería aconsejable en todos los casos un mínimo de rigor cuando se escribe, porque en el fondo, sea cual sea la motivación, se está intentando influir en los demás y generar opinión. 
Viene esto a cuento de una reflexión que acabo de leer sobre el corredor atlántico y que, con todos los respetos, es una soberana falacia. Y es que sería aconsejable conocer los temas de los que se opina antes de escribir. 
En primer lugar, los corredores ferroviarios europeos son exactamente lo que su propio nombre indica: corredores, es decir grandes ejes principales que comunican dos puntos europeos, generalmente coincidentes con grandes núcleos de población o grandes infraestructuras logísticas, principalmente marítimas. Por tanto no hay que confundirlas con una línea de metro con paradas en cada barrio, a las que algunos son tan aficionados en Galicia. Y así nos va. En segundo lugar existe la red principal y la red básica. Y efectivamente la segunda no se financiará hasta que esté financiada la primera. Lógico. Pero no se financiará, de los fondos europeos de transporte, que es de lo que estamos hablando. Sí se puede financiar de los fondos europeos de gestión nacional, es decir FEDER y Fondos de Cohesión, aunque estos últimos ya no nos sean accesibles. Y eso es una decisión del Gobierno español, no de Bruselas.
La propuesta del eje 16 ( SInes,Lisboa, Exremadura, Madrid, Zaragoza) y del Eje del Atlántico (Aveiro, Vilar Formoso, Salamanca, Palencia, Euskadi, Francia) ha sido una reivindicación conjunta de la Red Iberica de Entidades Transfronterizas, del Eixo Atlántico, de los empresarios gallegos y portugueses (CEP, CEG, AEP, CEC, AIMinho, Cluster de la Logistica de Galicia )y de la Xunta de Galicia. Y Atlántico lo ha reflejado en numerosas ocasiones, incluyendo la reunión con Carlo de Grandi, coordinador europeo de las redes ferroviarias de transporte. 
Porque los puertos gallegos, tal y como está prevísto, enlazarán a través de Monforte (de ahí el puerto seco) con la línea que viene de Aveiro, a la altura de Palencia. Será el Gobierno español el que defina la línea Monforte –Palencia, aunque el sentido común aconseja que sea del mismo perfil que el corredor : ancho europeo y velocidades de 200 km/hora. Así que no solo los corredores que parten de Portugal NO desintegran los puertos gallegos, sino que son, obviamente el de Aveiro, los que les dan la vida. Porque la dicotomía norte-sur es una falacia histórica, totalmente falsa : nuestro adversario es el Mediterráneo, con mayor peso político, demográfico y con mayores inversiones. No olvidemos que el túnel ferroviario de Cataluña con Francia hace mas de un año que funciona. Por eso luchamos tanto para conseguir la salida desde Aveiro y por eso consideramos un triunfo la aprobación de ambos corredores por la Comisión Europea. Lo demás responde a una visión cativa, autodestructiva e impropia de quien pretenda reactivar la economía, en base al enfrentamiento y a promover el desánimo.