Los profesores, fundamentales en el éxito de las pruebas PISA

Los profesores, fundamentales en el éxito de las pruebas PISA

Leer que Castilla León es la primera comunidad autónoma a nivel nacional en los resultados de las pruebas PISA me llenó de orgullo y satisfacción, abulense como soy, por más que lleve la mayor parte de mi vida residiendo en Madrid. Un éxito que se debe en buena parte al proyecto llevado a cabo por la Consejería de Educación, cuando hace unos años decidieron que había que prestar más atención a las escuelas rurales, pero sobre todo a la formación de los maestros, fundamentales en nuestra educación, y en la de los hijos y nietos de quienes siguen viviendo en pequeños pueblos, lugares inhóspitos, de difícil acceso, que algunos políticos hubieran dado por muertos pero que en el caso del Consejero de Educación de esta Comunidad Castellano Leonesa Fernando Rey, opto por potenciar, sabiendo que era la única manera de que los chavales de hoy sean los grandes hombres del mañana.
Hace un año aproximadamente que me reencontré con Pilar, mi profesora durante mi adolescencia, retirada en el Salobral, un pequeño pueblo a pocos kilómetros de Ávila, a quién llevaba buscando desde hacía años porque no había podido olvidar después de tantas peripecias vitales, y con quién deseaba encontrarme para agradecerle sus desvelos en una época muy importante de mi vida.
La recordaba muy joven, dulce, dedicada en cuerpo y alma a enseñarnos lo fundamental a un grupo de adolescentes que vivíamos con nuestras familias en Navalsáuz, un pueblecito apartado de la Sierra de Gredos, a donde llegó creo recordar que porque acababa de terminar la carrera de Magisterio, y su padre que era amigo de los míos, le animó para que se instalase en nuestro pueblo, donde no éramos más de doce alumnos, con unas enormes ganas de aprender.
Fue un encuentro muy emotivo, una larga conversación en la que intercambiamos recuerdos, anécdotas familiares y de la escuela, que no había olvidado pese a que ya está jubilada, y son muchos los alumnos a los que habrá enseñado las bases fundamentales para llevar una vida digna, basada en el esfuerzo pero también en dar alas a nuestra imaginación.
Muchas veces he pensado cómo habría sido mi vida sin algunos de esos profesores que tanto me marcaron, siempre para bien aunque hubiera momentos que no lo entendí así. Qué caminos habría elegido... Algo que nunca sabré, aunque de lo que sí estoy segura es de la importancia que me han inculcado por la cultura y la labor de mis profesores. Aquellos que aunque no haya vuelto a ver siguen prendidos en mi memoria: María Luisa, Juan, José... Como estoy segura no los olvidaran esos niños de Castilla y León, quienes están recibiendo una educación ejemplar, porque así lo han reconocido quienes estudian detenidamente los resultados de PISA.
No quiero desperdiciar este momento, casi sentimental, sin hacer un llamamiento a esos padres que ningunean a los profesores, que les quitan toda autoridad sin darse cuenta que el daño se lo están haciendo a sus hijos. También a los políticos que viven solo para que les cuadren las cuentas sin pensar que una buena educación es el mejor legado que podemos dejar a quienes un día serán los encargados de llevar las riendas del país. Ojalá que ejemplos como el de Castilla León sirvan para que otras Comunidades les estudien y adapten a sus necesidades.