Turismo cultural

Ningún museo español se encuentra entre los diez más visitados del mundo a pesar de que Madrid cuenta con tres pinacotecas de primer orden, el museo del Prado,  el Centro Reina Sofía y el museo Thyssen, cada uno de los cuales cuenta con piezas suficientes como para tener una mejor posición en el ranking, además de que España es uno de los países que más turistas recibe. Pero no se puede competir con Francia ni con Estados Unidos ni por supuesto con China, cuyo turismo interior es una migración inmensa. Este hecho pone de manifiesto que todavía España no es un destino de turismo cultural, lo que no quiere decir que España no cuente con suficientes atractivos en la materia sino que revela la calidad de los turistas que nos visitan que prefieren las cervezas a dos euros, cuando en sus países cuestan al menos el triple, y las paellas playeras que culturizarse. En lugar de visitar Las Meninas, el Guernica o el retrato de Enrique VIII la mayoría preffiere alcohol y balconing.