Tirria

Como un crío malcriado o como un niño quejoso el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, considera que Google le tiene inquina, que la antipatía que provoca es injustificada y utiliza la excusa tan manida de que el buscador le tiene manía y da preferencia a las noticias que hablan mal de él, o a noticias falsas y que  no aparecen las que proceden de medios conservadores, en lugar de aquellas que tendrían que dar cuenta de sus buenas acciones, de sus buenos propósitos y de los logros para su país en detrimento del resto del mundo. «Están controlando lo que podemos y no podemos ver. Esta es una situación muy seria, ¡será afrontada!», ha dicho, y cuando Trump amenaza, amenaza. Siguiendo con el ejemplo de los niños es como aquel que es dueño del balón y amaga con llevárselo si no juega de delantero centro. Si los buscadores le tienen tirria es porque se lo ha ganado a pulso.