Tapas

Las tapas que sirven en los bares son uno de los elementos esenciales de la marca España. Hay regiones, ciudades y pueblos en las que constituyen una de sus contraseñas. Pero parece que hay un movimiento de ‘chefs’ que están haciendo lobby en contra de una costumbre tan  buena y saludable. Es sana porque relativiza algo la ingesta de alcohol y es buena para el negocio aunque suponga un aumento de costes. Además no va en contra de  'la ración’ sino que puede ser su antesala. Y tampoco es la enemiga de esos bocados más elaborados que se sirven en los modernos gastrobares y que son un dechado de sabores y presentación. Los clientes, a pesar de lo que piensen esos cocineros afamados tienen dos dedos de frente y saben distinguir cuando hay que pagar y cuando es un obsequio de la casa. Y habrá manifestaciones si los bares quitan las tapas.