Ruido

Hay dos evidencias médicas y otra medioambiental. Tanto fumar como la contaminación acústica son fuente de enfermedades. Además, fumar produce un residuo, las colillas, que no es biodegradable, de tal forma que el tabaco es perjudicial por partida doble, para la salud privada y para la pública. Expertos en acústica de la Universidad de Extremadura y del Instituto Tecnológico de Rocas Ornamentales y Materiales de Construcción (INTROMAC) han dado con la clave para que al menos uno de esos perjuicios pueda resolverse y han propuesto utilizar los filtros de los cigarros como un aislante acústico dada su capacidad de absorción del ruido superior a la de otros materiales empleados a tal efecto. Las autoridades sanitarias tienen que elegir ahora que prefieren, sí que la gente no fume o que lo haga para que los filtros amortigüen el ruido.