Móviles

Toda medida es polémica con defensores y detractores, pero hay algunas que tiene más sentido común que otras. Francia está dispuesta a prohibir el uso de los teléfonos móviles en la escuela, hasta los quince años, incluso en el recreo, para que en lugar de estar sentados se dediquen a lo de antes, a cualquier juego en el que haya que correr un poco. Esta iniciativa tendría que ser de obligado cumplimiento en todos los colegios para evitar que los chavales se distraigan porque no vale solo con quitarle el sonido y mirarlo a hurtadillas y estar distraído dándole a los pulgares mientras el profesor explica trigonometría, de la misma forma que te la jugabas si te llevabas un tebeo a clase y te pillaban con él entre las hojas de libro de ‘cono’. Porque al fin y al cabo las redes sociales que los estudiantes usan en esas circunstancias es el tebeo moderno. Es una medida que debe tomarse cuanto antes de forma generalizada, para ayudar a mejorar los resultados de PISA.