Holgados

Hay modas horribles se mire por donde se mire, sobre todo con el cristal de la elegancia e incluso desde el punto de vista de la comodidad. Los responsables de que los jóvenes –en este caso ellos- vistan como adanes no son otros que los diseñadores que a veces se ponen a trabajar después de haber pasado una mala noche. Un ejemplo son los “baggy trousers”, los pantalones holgados en su traducción literal y los pantalones ‘cagados’ en traducción popular. En Carolina del Sur los legisladores demócratas y republicanos se han puesto de acuerdo para presentar una propuesta de ley que prohíba llevar los pantalones 7,6cm por debajo de la cintura. No tendrán fácil perseguir a todos los infractores que lleven esa moda, a su juicio, ‘indecente’. Hacer efectivo el cumplimiento de la norma es mucho más fácil: tener a los diseñadores a pan y agua hasta que se arrepientan de su aberración y se comprometan a no perpetrar nada parecido.