Fastidio

El rey emérito Juan Carlos I no pasará este año parte del verano en el palacio de Marivent ni participará en las tradicionales regatas de vela que llevan su nombre porque está ‘fastidiado’ según su hijo el rey en ejercicio Felipe VI. El fastidio, oficialmente, aunque a veces se hacen cuesta arriba las versiones oficiales, deriva de una lesión en la muñeca que le generan problemas musculares en la zona cervical y lumbar, por lo que los médicos le aconsejan poca actividad. Una dolencia que, además de física es oportuna y deriva de las conversaciones grabadas a su amiga Corinna zu Sayn-Wittgesntein sobre asuntos relacionados con la corrupción. Un fastidio que ha puesto a los partidos antimonárquicos en pie de guerra y a los monárquicos y mediopensionistas en una situación complicada.  El rey tuvo una inmunidad total que se extendía al silencio informativo. Ahora todo lo que puede ser conocido acaba por ser conocido. ¡Que fastidio!