Desayunos

La bajada de la producción de leche y el aumento de su consumo en otros países ha provocado una disminución significativa del suministro de mantequilla a los estantes de los supermercados, y lo que es peor, a las panaderías que fabrican los cruasanes para el desayuno favorito de los franceses. Por lo pronto ya han comenzado a apreciar la subida de su precio. La misma situación en nuestro país no generaría una situación tan tensa como la que se vive en Francia, porque aquí tenemos una alternativa algo menos refinada pero igual de sabrosa cuando se trata de iniciar el día mojando algo en el café, los churros y las porras. Claro que la globalización permite mezclar las cosas y que las panaderías de aire francés también se han impuesto en España, mientras que a los churros les queda todavía mucho trecho para abrirse camino fuera de nuestras fronteras pero ya comienzan a abrir mercados.