Coherencia

Ha sido uno de los empresarios catalanes que con mayor dureza ha criticado el ‘proces’ catalán. Y eso que era uno de los que más tenía que perder, porque el absurdo del boicot le afectaba directamente, porque no hay nada tan identificable como catalán como el cava, y nada tan susceptible de quedarse en los estantes de las tiendas ahora que proliferan los vinos espumosos de todas las denominaciones de origen. Josep Lluis Bonet, presidente de Freixenet y de la Cámara de Comercio  de España, ha decidido que la sede social de su empresa continúe en Sant Sadurni d’Anoia. Con la DUI en vigor habrías salido de Cataluña, con la recuperación de la seguridad jurídica que representa el 155 de la Constitución se queda. Eso es coherencia y un mensaje para quienes todavía dudan sobre qué hacer.