El discurso deseable de Rajoy

El discurso deseable de Rajoy

En lugar de hablarle a los 46,5 millones de españoles el frio Registrador de la Propiedad, como hizo al finalizar este domingo, Mariano Rajoy debería volver a dirigirse a ellos como cálido y sincero presidente del Gobierno.
 “Queridos conciudadanos, y especialmente los catalanes: según nuestro conteo, este domingo salieron a protestar por toda Cataluña contra la prohibición del referéndum separatista anticonstitucional unas 635.000 personas. Muchos grupos, pero la mayoría poco numerosos.
 Representaron el 8,4 por ciento de los 7,5 millones de catalanes. Esto supone que no se les unieron 6,86 millones, el 91,6 por ciento; y entre los que fueron vimos un ciego fanatismo atroz: embarazadas, niños y ancianos impuestos como escudos humanos.  Lo que quizás no sea falso es que hayan aparecido 2,2 millones de papeletas. En Bañolas los 470 habitantes, incluidos bebés, aparecieron 1.002 votos.
 Muchos contenedores estaban ya llenos cuando la gente comenzó a depositar los suyos, y además hay numerosos ciudadanos que documentan haber votado cuatro veces.
 En los hospitales aparecieron centenares de falsos heridos exigiendo certificados de lesiones que los médicos separatistas firmaban entusiasmados, pero que la mayoría lo hacía intimidada; así, circulan fotos por varios periódicos extranjeros que muestran a una anciana sangrando profusamente: no ven que es kétchup.  Lo más grave, la traición de los Mossos d’Esquadra, que debiendo actuar como fuerzas locales azuzaron a las masas contra la Guardia Civil y la Policía Nacional, lo que provocó esa imagen de gente golpeada, aunque realmente poco”.  Este debería ser parte del discurso de Rajoy documentado con imágenes reales antes de poner en marcha el Artículo 155 de la Constitución y resetear-reiniciar la Generalidad, mientras los jueces encarcelan a sus dirigentes golpistas, sediciosos y supremacistas: posneonazis.
 Después, ya hablaremos de reformar la Constitución.