Solo un trámite parlamentario

Solo un trámite parlamentario

En contra de un sentir emergente en la sociedad española, un puñado de partidos políticos de una heterogénea condición va a impedir que se imponga la prisión permanente revisable a pesar de que el día a día del país se ha visto sacudido por sucesos de una intensidad escalofriante y de una naturaleza que invita a la reflexión. El próximo jueves, la actitud que el Partido Popular y Ciudadanos van a oficiar en el Congreso defendiendo esta medida no va a servir de nada porque el resto de la Cámara se va a manifestar en contra. El PSOE de Pedro Sánchez –sospecho que es necesario apelar a esta precisión para determinar sin equívocos qué fracción de PSOE es la que vota- encabeza esta apuesta por derogar la ley vigente que comparte con Podemos, pero también con el PNV para que se sepa a conciencia la composición del zafarrancho. Se trata, como en otras muchas situaciones que nos está tocando vivir, de una decisión muy polémica que los socialistas deberán explicar con mayor rigor y profundidad de lo que han explicado hasta el momento. Podemos es un perpetuo canto a la frivolidad lo que le permite apelar a la Constitución cuando conviene como es el caso,  o tacharla de obsoleta o cavernaria cuando le parece necesario. Pero el PSOE es un viejo partido rico en servicio y tradiciones que en manos de Pedro Sánchez se comporta como si estuviera todo el tiempo atizándole bastonazos a una piñata.
Llevamos un tiempo asistiendo a situaciones que necesitan de una reflexión compartida y honda y ahí está la familia de Gabriel Cruz a partir de hoy y los padres de Marta del Castillo, Diana Quer o Mari Luz Cortés para atestiguarlo. Son parte de aquella desventurada fracción de población española que ha perdido a uno de sus hijos en circunstancias especialmente dolorosas y amargas. De hecho, este final atroz que se ha producido en Almería ha vuelto a poner de manifiesto que una notable parte de  la sociedad desea que el castigo por crímenes tan execrables sea sometido a la revisión temporal de las sentencia. No se trata de ninguna aberración sino que responde a un método vigente en países tan libres y democráticos como Francia, el Reino Unido, Alemania, Austria, Suiza e Italia además de los Estados Unidos que ha mantenido en la cárcel de por vida a criminales como Manson o Chapman.
Los atribulados padres que han pasado este horrible trago de una pérdida tan cruel encabezan una campaña que ha recaudado tres millones de firmas y va en aumento. No se merecen que sus anhelos y sus dolores se despachen  en un triste trámite parlamentario.