La cultura del fútbol

La cultura del fútbol

Siendo como soy gran aficionado al fútbol, con frecuencia he confesado que me divierto más con la historia del fútbol que con el fútbol mismo, quizá porque a los más veteranos las cosas que ocurrieron en el pasado nos despiertan sentimientos muy placenteros. Muchos pensadores han renegado del fútbol considerándolo un sinónimo de embrutecimiento  intelectual y existe una permanente matraca incrustada en el discurso político que pretende responsabilizar al fútbol de ciertas maniobras promovidas desde el poder para privar al pueblo del necesario carácter crítico embaucándolo con la magia del balonpié. Lo del “pan y circo” de toda la vida  que ciertas ideologías argumentan cada dos por tres. El manoseado opio para el pueblo.
Personalmente considero el fútbol y la música pop como los dos grandes referentes de la cultura popular del siglo XX y estoy convencido de que así seguirá siendo en éste milenio nuevo. Existen en la historia del fútbol tal cantidad de pasajes de ingeniosa reflexión, y sentencias tan sensatas e inteligentes que darían para escribir un tratado sobre humor, filosofía, sociología y literatura. Un día le preguntaron al legendario Bill Shankly qué opinaba sobre el fútbol de su país y respondió: “en Inglaterra solo hay dos equipos que merezcan la pena. El Liverpool y los suplentes del Liverpool”. Otro día dijo “Si el Everton jugara en el jardín de mi casa, correrían los visillos”. Pues eso.


Me formulo estas reflexiones durante una semana en la que Alemania ha ganado todo lo que se ha propuesto. Ha terminado venciendo en la Copa Federaciones a un duro rival como Chile y sus jugadores de la selección Sub-21 han superado justamente a España y se han proclamado campeones de Europa de la categoría. Lo han hecho además con dos equipos modelados para lo ocasión porque conviene recordar que ambos equipos están compuestos de futbolistas muy jóvenes mientras que los grandes del fútbol alemán que la hicieron campeona del Mundo y que le metieron siete a Brasil en veinte minutos –Neuer, Cross, Muller, Özil, Kedira, Jerome Boateng etc.- están ahora mismo tomando el sol en Ibiza sobre la cubierta de un gran yate. Y es que, como dijo otro sabio llamado Gary Lineker: “El fútbol es un juego en el que juegan once contra once y al final siempre gana Alemania”…