Toisón para adolescentes

Toisón para adolescentes

Hay frases del discurso de Felipe VI dirigido a su hija Leonor este martes al entregarle el Toisón de Oro que aportan reflexiones y consejos para quienes se acercan a la adolescencia.
Son exhortaciones de elevado valor moral a que harán honorables nuestras enseñanzas si se las transmitimos a nuestros descendientes.
Dirigidas a una niña de 12 años son mensajes que solemnizan el diálogo con quienes “a lo largo del tiempo deberán ir conociendo, poco a poco, las tradiciones y deberes” que unen generaciones –en el Estado y la Corona en el caso de la Princesa de Asturias-, y para comprender que al llegar a la adultez deberán asumirse graves responsabilidades.
El Rey habló de un compromiso con la Constitución –respeto a las leyes- que se renueva “con dedicación y espíritu de servicio, con lealtad, con la responsabilidad de mantener en todo momento una recta conducta y de ser el mejor ejemplo para los (con) ciudadanos”.
“Deberás respetar a los demás, sus ideas y creencias; y amarás la cultura, las artes y las ciencias, pues ellas nos dan la mejor dimensión humana para ser mejores y ayudar a progresar a nuestra sociedad (…) y harás tuyas todas las preocupaciones, las alegrías, los anhelos y los sentimientos” de los demás.
Esto es un imperativo moral que puede transmitírsele a nuestros descendientes. Compendia decencia, justicia, dignidad y bonhomía, término neutro que vale también para las mujeres y, sobre todo, sin odios de clase o revanchismos
Quienes fuimos hostiles al aristocratismo histórico, injusto y ajeno al racionalismo, descubrimos que las reflexiones de un rey contemporáneo dirigidas a su hija sintetizan valores perennes, una digna elegancia ética que podemos transmitirle a los nuestros y que les resultarán más positivos que tantos resentidos dogmas pseudoprogresistas.