Sánchez fabrica optimismo

Sánchez fabrica optimismo

El Centro de Investigaciones Sociológicas, CIS, señala que los españoles han vivido un milagro gracias a Pedro Sánchez.
 Tras su asalto al Gobierno, en un mes ha duplicado el porcentaje de ciudadanos que piensan que la situación en el país es buena o muy buena, pasando del 2,1 por ciento al 4,6, y ha reducido en diez puntos el porcentaje de los que la califican de mala o muy mala.
 Hay sociólogos que creen que se han manipulado los datos del barómetro mensual bajo la influencia del nuevo presidente del CIS, el secretario de Estudios y Programas del PSOE, José Félix Tezanos.
 Cocinando o no datos a favor de su partido el mensaje que transmiten los medios informativos una semana tras su nombramiento es que los españoles son ya menos infelices que con Rajoy.
 Comienza a rodar, pese al verano, la bola de nieve del optimismo como veremos los próximos barómetros, aunque en agosto no hay sondeo: Mariano Rajoy era incapaz de transmitir optimismo, pese a que desde hace al menos tres años la economía mejoraba notablemente.
 Con Rajoy el espíritu era derrotista, mientras el agitprop de la oposición movilizaba protestas en su contra por toda España, como las de los pensionistas, únicos ciudadanos que no habían perdido ingresos por la baja inflación y pese al escaso aumento de sus retribuciones.
 Además, con el pacto de Ciudadanos y PP para los presupuestos de 2018, defendidos luego por Sánchez, sus ingresos mejoraban.
 Y milagrosamente, sin ningún cambio, los pensionistas protestantes han desaparecido.
 Pablo Manuel Iglesias le exigía a Sánchez el control de RTVE, y ya lo tiene, y con el CIS y la Agencia EFE ambos controlarán también esas formidables máquinas que usadas para el agitprop fabricarán, aunque pasen hambre, españoles optimistas.