El saqueo de España

El saqueo de España

Dentro de nuevo lenguaje político con el que se indigna a los españoles contra los viejos partidos políticos está proclamar que los están saqueando, especialmente el PP.
 “PP y PSOE nos saquean”, denuncia Podemos usando este evocador término de gran riqueza visual que recuerda las hordas de bárbaros o piratas que robaban, violaban y asesinaban poblaciones enteras de ciudades que después incendiaban.
 Imaginamos así a los políticos repartiéndose el botín, Bárcenas, Rato, Nacho González, los sindicalistas de los ERE, los Pujol con la Madre Superiora sentada en su trono almogávar.
 Manipular palabras que evocan imágenes impactantes es una técnica publicitaria depurada por comunistas y nazifascistas, cuya explotación creciente por Podemos muestra su objetivo dictatorial.
 En España nadie ha saqueado nada. En España se ha robado con una codicia que asombra, pero las cantidades totales de los latrocinios deben compararse con la riqueza general, con el Producto Interior Bruto (PIB) del país, para comprobar que no lo han arrasado.
 Sumando todas las corrupciones conocidas de los últimos quince años, incluso exagerándolas, el monto total no llegaría a 50.000 millones de euros, a 3.333 millones anuales.
 El PIB actual es de un billón de euros, por lo que la corrupción alcanzaría el 0,33 por ciento de la riqueza del país, aunque esa cantidad haga enormemente ricos a los corruptos, a los que les deseamos décadas de cárcel.
 Más ruin que esa corrupción, que denuncia la prensa y persiguen los tribunales, es manipular con imágenes falsas a las masas emotivas y fácilmente indignables para dar un golpe de Estado contra el “régimen”, término despectivo, democrático: el “saqueo” de Alemania originó el nazismo y lo que pasó después.
 Quien denuncia ese saqueo en España es un Stalin, un Hitler sumado a los caribeños Castro-Chávez-Maduro.