El Papa, con el separatismo

El Papa, con el separatismo

Los españoles acabamos de recibir una advertencia de los obispos catalanes, y parece que también del Papa: El Vaticano podría reconocer la independencia de Cataluña, ajeno a la doctrina de Jesús cuando dice que “Mi Reino no es de este mundo”.
 Los obispos de las diez diócesis catalanas le han pedido unánimemente al Gobierno español el pasado viernes, día 12, que negocie con Carles Puigdemont el referéndum que reclama la Generalidad para poder separarse de España.
 Presentan la petición en un documento con la suavidad característica de los comunicados políticos de la Iglesia católica.
 “Los Obispos de Cataluña, en el momento que está viviendo nuestro país y en los planteamientos de futuro que se están debatiendo, con respeto por las diversas sensibilidades que se van expresando, pedimos que se fomente y promueva la cultura del diálogo”, empieza.
 “Hay una palabra -dice el Papa Francisco- que nunca debemos cansarnos de repetir y sobre todo de dar testimonio: diálogo”, añade. Por tanto, el papa ordena dialogar.
 A esta interpretación debe añadirse que el 30 de abril el abad separatista de Montserrat, Josep Maria Soler, afirmaba en TV3 que el Papa, con el que acababa de entrevistarse, estaba bien informado del caso catalán por él, por los obispos catalanes, la Generalidad y también por la Conferencia Episcopal y el Gobierno español.
 Tras una visita anterior a Roma, Soler ya había advertido que “el Vaticano reconocería Cataluña como nuevo Estado”.
 Sumadas las declaraciones del abad y el documento de las diez diócesis con doce obispos se concluye que Francisco ha estimulado o autorizado esa demanda, que es sobre todo una advertencia al Gobierno español: acepte sin dilaciones el referéndum separatista; cuando salga el sí Roma reconocerá la Cataluña independiente. Palabra del Papa.