El 155, varita mágica

El 155, varita mágica

El mejor resumen sobre las consecuencias del artículo 155 de la Constitución para frustrar el golpe de Estado del independentismo catalán lo acaba de elaborar Fernando Gomá, presidente del think tank HayDerecho.com, al señalar que los separatistas han provocado que el Estado readquiera poderes frente a una Comunidad Autónoma por primera vez desde el 1978.
 Poderes que llegan a cesar un gobierno y parlamento autonómicos en casos graves, lo que nos desvela la desconocida fuerza de esa varita mágica constitucional.
 Estaba en la Constitución, pero no existía en realidad. Era algo en papel, etéreo e inaplicable.
 El “procés” le ha dado posibilidades de emplearse, cuando hasta ahora se desconocía cómo. Lo que es muy importante por dos razones:
 La primera, porque ya se ha estudiado la manera de ejecutarlo, todos los pasos, y hecho una vez ya será fácil repetirlo en el futuro.
 La segunda, es que ya  no es un artículo etéreo, se sabe cómo iniciarlo y qué trámites políticos y legales requiere.
 La sociedad ya lo conoce como "el 155" y en el futuro, si una Comunidad Autónoma se desmanda gravemente, sabe que el Estado se planteará usar ese eficaz y amenazador artículo. Hasta ahora se ignoraba.
 Otra consecuencia es que sabemos que el contenido del 155 incluye la destitución de gobiernos y la disolución de parlamentos autonómicos, y eso porque el Estado lo ha aplicado --con apoyo inmensamente mayoritario del Senado--,  y gobierno y parlamento catalanes han tenido que aceptarlo.
 Los partidos que se presenten el 21 de diciembre están advertidos, igual que los de cualquier otra Comunidad: no pueden prometer una independencia inconstitucional.
 Saben también que las garantías que da el 155 podrían reducir la huida que proyectan aún muchas empresas de Cataluña.