Defensa de Tertsch

Defensa de Tertsch

Un juzgado de Zamora ha condenado al periodista Hermann Tertsch a indemnizar con 12.000 euros al padre de Pablo Manuel Iglesias Turrión por un artículo de opinión que recordaba que su abuelo Manuel fue condenado a muerte tras la guerra civil por el “paseo” y ejecución de dos derechistas en 1936, y que después había sido indultado y empleado por el falangista Girón de Velasco en el Ministerio del Trabajo.
 Tertsch, de 59 años y uno de los periodistas españoles más brillantes de las últimas tres décadas, deberá abonar además las costas judiciales de la querella del padre de Iglesias, quien por su parte estuvo preso en 1973 por militar en el FRAP, banda terrorista ultraizquierdista trufada de policías secretos.
 El periodista puede apelar a la sentencia, basada en el uso del término “asesino” aplicado al abuelo de Pablo Manuel sin pruebas documentales.
 La cuestión es si se puede opinar o no aplicando la “memoria histórica” sobre con quienes perdieron la guerra, cuando tuvieron tantos verdugos como los ganadores; luego, numerosos indultados colaboraron con el franquismo espiando a otros “rojos”.
 Siendo muy joven Hermann Tertsch, militaba en el Partido Comunista, pero tras ser corresponsal en países bajo esa ideología comenzó a denunciarla, igual que a su variante censora disimulada bajo el progresismo y la corrección política, llamémosle el retardismo.
 Hijo de un diplomático austríaco nazi residente en España que se rebeló contra Hitler y que estuvo a punto de ser fusilado por la Gestapo, el periodista es atacado usando a su padre antes de oponerse al Führer; pero lo es realmente por sus denuncias del comunismo y de sus herederos ideológicos.
 Son necesarios muchos Tertsch para enfrentarse a la mentira de lo políticamente correcto y al falso progresismo, al malintencionado retardismo.