La Asociación del Crimen agradece

La Asociación del Crimen agradece

Pues sí, dilecta leyente, la Asociación del Crimen agradece al PSOE y Podemos el apoyo a su causa; que entre verdugos y víctimas se haya puesto del lado de estos últimos en el tema de la prisión permanente revisable. Una pena para delitos  excepcionalmente muy graves que denotan una especial crueldad en su autor y en que encrespan el ánimo de los ciudadanos honestos y honrados.
La prisión permanente revisable existe en casi toda Europa y desde que se aprobó en España el 26 de marzo de 2.015, sólo se aplicó una vez y a un individuo que había asesinado a dos hijas de 4 y 9 años con una sierra radial eléctrica y un cuchillo de cocina (lo que demuestra la mesura en su aplicación). Y no tiene nada que ver con la llamada Cadena Perpetua, de duración indefinida, que acostumbra a prolongarse hasta la muerte del reo y que suele ser una alternativa a la pena capital. Todavía en Reino Unido, en 2.013 se condenó a Cadena Perpetua a Dale Cregan por asesinar a 4 personas, incluidas dos mujeres policías.
La Prisión Permanente Revisable, como su nombre indica, permite que una vez cumplida una parte mínima de la condena, un tribunal judicial valore nuevamente las circunstancias del interno y del delito cometido, revisando su situación personal. Si no pasa el examen se fija nueva revisión y, si pasa, se le concede la libertad condicional en la que se le pondrán condiciones y medidas de control orientadas tanto a garantizar la seguridad de la sociedad como asistir al penado en esta fase final de su reinserción social. Por lo tanto, difícilmente se puede sostener que dicha pena sea inconstitucional, pues la sanción va orientada tanto a la rehabilitación como a la reinserción social del criminal. 
Frente a los que pretenden derogarla se alzan unos padres que han sufrido la pérdida de sus hijas en manos de una panda de salvajes, que encima no muestran el menor arrepentimiento y algunos hasta se mofan de su dolor negándoles el derecho a conocer en donde han ocultado su cadáver.