Artistas comprometidos

Artistas comprometidos

Pues, dilecta leyente, la supongo informada de la bulla dialéctica entre los padres del niño Gabriel Cruz y el grupo musical “Andy y Lucas” debido a que al final del concierto estos últimos sacaran una camiseta con la imagen del niño asesinado, pidiendo “Justicia ya”.
Gabriel, “Pescaito”, fue secuestrado y asesinado por la pareja de su padre, el cual, a su vez, estaba separado de la madre del chico. Pues bien, desde la desaparición del menor, su padre continuó acostándose con la que ya todos señalaban como culpable, hasta la detención de aquélla. Por su parte, la madre era un valle de lágrimas sin coraje para al menos pedir la condena de quien mató a su “pescadito”, suponiéndose que sería por los efectos de los tranquilizantes. Lo que ya no se comprende es que siga oponiéndose a que se le aplique a la presunta autora del crimen la pena máxima, y sean los únicos de estas víctimas que no defiendan la vigencia de la pena de prisión permanente revisable, como no sea que su actitud responda a consignas de algún partido político partidario de su derogación. Para mí, que esta pareja, que ha vuelto a juntarse, es más rara que la de Alaska y Mario Cabrerizo. Realmente, parecen sacados de una película de Luis Buñuel.
Pues miren, si entonces reclamaban la ayuda de la Comunidad para su hijo, ahora deberían ser solidarios con las otras víctimas, presentes y futuras. Respecto al niño Gabriel, su imagen ha sido suficientemente difundida mientras se le buscaba, como para venir ahora exigiendo derecho a la intimidad. Su muerte también ha tenido suficiente cobertura como para que sea conocida al detalle y se haya convertido en un símbolo, que transciende a ustedes mismos, de los crímenes de tantos “pescaditos” víctimas de la maldad de algunos adultos. Supongo que si se eligió la imagen de su hijo fue porque era la última víctima de esta violencia y por ello pedir justicia  con estos seres indefensos que confían en la bondad de los mayores, especialmente de los más cercanos que se supone tienen que velar por ellos.
Resulta que a los padres de Gabriel no les pareció bien que se utilizase la fotografía de su hijo, sin haber contado con su autorización, para reivindicar justicia, que ellos lo que quieren es pasar página y actos como éste no hacen más que aumentar su dolor “adentrados como están en un proceso de duelo”. Claro que al criticar que se haya pedido “Justicia ya”, admiten que “han pasado ya seis meses  y el juicio de su muerte ni siquiera está fechado”.    
En fin, que el hecho ha provocado disparidad de criterios y, entre los que se muestran a favor de esta implicación de los artistas, está el padre de Mari Luz Cortes, quien considera que actos como el de referencia exhibiendo la imagen de niños y jóvenes vilmente asesinados, en ciertos actos públicos, “demuestra que la solidaridad y generosidad de los miles y miles de ciudadanos españoles es infinita”
Para una mayor comprensión, cabe resaltar la diferencia entre la prisión permanente revisable, que es la recientemente vigente en España, y mesuradamente aplicada, y la cadena perpetúa, más drástica, que no obstante es la que rige en gran parte de Europa.
“¡Viva la inteligencia! ¡Mueran los malos intelectuales!” (José María Pemán).