Leñador, hazte sembrador

Leñador, hazte sembrador

Cuando apuntes con un dedo, recuerda que tres de ellos te señalan a ti”, mi madre no hacía más que repetírmelo. También me contaba –fábula quizás de Esopo, ahora no caigo- de un leñador que llegando a un bosque desenvainó su hacha y con furia endemoniada comenzó a cortar árboles a discreción. “No hay caso –se dijo la urraca- no hay por qué cambiar el nido”. En efecto, el impulsivo leñador enseguida claudicó pidiendo papas. “La pasión es el impulso que mueve a la bestia”, aprovechaba mi madre para cultivarme. Ay, pero un día llegó otro leñador –seguía contándome-: sacó la chaqueta, contó los árboles, los midió, luego lio un cigarrillo y se echó a sestear plácidamente. La urraca no lo dudó ni un minuto. Era el momento de cambiar el nido de sitio. Aquel hombre no daría tregua hasta talar todo el bosque.
 “La demagogia es la capacidad de vestir las ideas menores con las palabras mayores”. No sé quién lo dijo. Yo lo digo por Donald Trump –populismo en vena, yonqui de sí mismo-, firmando decretos a diestra y siniestra nada más sentar su culo en el despacho oval. Pepe Luis Rodríguez Zapatiestos, salvando las estulticias, también hizo algo parecido: mandó venir las tropas de Iraq; luego tuvo que andar rondando el saludo de Bush como una cortesana.
 Non se fai un palleiro sen palla. Y ‘América first’ requiere de los mercados exteriores. De nada vale gravar con aranceles las baratijas de los chinos, si solo Boeing les vendió el año pasado 300 aviones, en un contrato de 40.000 millones de dólares; de nada confrontar con quien detenta la mayor cantidad de deuda pública de tu país; de nada desairar al mercado asiático, si se estima que China necesitará en los próximos 20 años otras 6.300 aeronaves, lo cual significa la friolera de 950.000 millones más. De nada valen bravatas de payaso, si a la Pepsi Cola se le mete un arancel por bebida azucarada en el resto del mundo –eso debería hacerse ya, en cualquier caso-, o si a Apple, Microsoft, Exxon Mobil, Johnson & Johnson, General Electric, Facebook, Amazon, Pfizer, Visa, IBM, etc., etc., etc., se le ponen trabas similares. El botarate en cuestión tiene también hoteles esparcidos por varios países; que no apunte tanto con el índice, que medio puño se vuelve contra él y le señala.
 La arrogancia es el disfraz de la bajeza. Cortar todas las flores no impedirá brotar la primavera. Dos perros unidos pueden matar a un león. Hay miles de proverbios al caso en este caso. Pero me gusta más dedicarle, en lengua española -hoy retirada de la web de la Casa Blanca- este poema del boliviano Chávez Taborga: ‘Leñador:/ no hieras el árbol/ donde cuelga el ave/ su nido de amor./ Leñador:/ no hieras el árbol/ que te da su fruto,/ su sombra, su olor./ Leñador:/ cambia tu tarea/ por otra mejor./ ¡Hazte sembrador!’. Pois xa o sabes, Trump-antojo, non te pases de listo. Por si as flys.