Un cambio legal

Hay muchos hombres que no lo entienden. Que no logran comprender que siente una mujer cuando es acosada. Que creen que si una mujer no se defiende con uñas y dientes incluso poniendo en riesgo su vida es que está "consintiendo" que un tipo o varios se la puedan abalanzar para mantener una relación sexual.
Y ahí está el "quid" de la indignación de tantas mujeres ante la sentencia sobre el caso de la joven agredida en los San Fermines del 2016.
Lo que los jueces califican de abusos nosotras sabemos que es una violación. Porque para una mujer sentirse acosada por cinco tipos, cuya fuerza física es manifiesta, y que van obligándote, aunque no te pongan un cuchillo en el cuello a determinados actos sexuales, es lisa y llanamente una violación.
No conozco a ningún hombre que haya sentido miedo de que le puedan agredir sexualmente cuando regresa a casa de madrugada. Pero nosotras cuando caminamos por la noche apretamos el paso y nos sobresaltamos si escuchamos pasos a nuestra espalda. No hace falta decir por qué.
Algunos juristas señalan que la calificación jurídica que han decidido los jueces del caso de La Manada se corresponda con lo que dice la letra de la Ley. Y si es así entonces lo que es evidente que hay que modificar esa "letra", es decir hay que modificar la ley que califica los delitos sexuales para que contemple como violación lo que es una violación sea o no llevada a cabo con fuerza y riesgo para la vida de la víctima.
Pero a las mujeres lo que nos indigna es que nos digan que solo hay violación si ha corrido peligro nuestra vida o si nos hemos resistido cual heroínas. Ese planteamiento es sencillamente un insulto.
Durante siglos las mujeres hemos soportado en silencio abusos y violaciones. Y digo en silencio por la vergüenza infinita que hemos sentido y que nos ha llevado a callar que hemos sido victimas de esos abusos y violaciones. Y es que no comprenden que siglos de subordinación al hombre pueden "bloquear" a la víctima que además no tendría fuerza física suficiente para defenderse.
Si hay algo evidente después de la sentencia sobre el "caso de la Manada" es que la ley debe de ser modificada de manera urgente. El abuso sexual es parte de una violación. Así de simple.