Ocho ignorantes de la realidad

Ocho ignorantes de la realidad

No sé si son ignorantes de la realidad en España y de paso de las leyes internacionales en lo que se refiere a la celebración de referéndums de autodeterminación, pero resulta inconcebible que ocho Premios Nobel de la PAZ se "marquen" un comunicado diciendo que es necesaria una "mediación" entre el Gobierno de España y la Generalitat.
Antes de meterse en camisa de once varas lo menos que deberían hacer es informarse de la realidad de lo que sucede en España.
A estos ilustrísimos Premios Nobel hay que recordarles que España es un Estado de Derecho, una democracia, un país libre.
Que nuestro país tiene una Constitución y que en esa Constitución se regula la configuración del Estado en Comunidades Autónomas. Y que los líderes de una Comunidad Autónoma, Cataluña, han decidido dar un "golpe" contra la Constitución, despreciando las leyes e ignorando a la oposición. Han organizado un acto de sedición y por si fuera poco defienden unas tesis que son claramente racistas.
A estas señoras y señores a los que en su día se les dio el Premio Nóbel de la Paz se les debe de exigir respeto. Respeto a un país como España que insisto es un Estado de Derecho. Y explicarles que es imperdonable que se atrevan a poner en el mismo plano al Gobierno legitimo de España con el gobierno de la Generalitat que ha perdido legitimidad precisamente por organizar un "golpe" contra la Constitución.
Ya puestos estos Premios Nobel deberían de informarse también sobre el aventurerismo y fanatismo que mueve al señor Puigdemont, al señor Junqueras y al resto de sus socios de la CUP. Deberían de informarse de cómo mienten, de cómo engañan a sus conciudadanos.
Es un insulto que alguien pretenda una mediación. No hay mediación posible entre unos golpistas que quieren acabar con el Estado de Derecho y ese Estado de Derecho.
Si esos ocho Premios Nobel de la Paz quieren ser útiles no tienen más que decir alto y claro a los dirigentes independentistas de que lo que deben de hacer es volver a la legalidad, y desde la legalidad defender sus postulados políticos puesto que nuestra Constitución ampara la opción de modificarla.
Insisto, no sé si es ignorancia, mala fe o que responden a intereses poco claros pero no es aceptable la irrupción de esos ocho Premios Nobel en los términos en que lo han hecho. Antes de hablar que se informen.