Menos amigos

Lo ha dicho Angela Merkel Estados Unidos y el Reino Unido van a los suyo.
 Bueno, en realidad no lo ha dicho así, pero esa es la conclusión a la que ha llegado la canciller alemana después de la última cumbre de la OTAN y del G7 .  En realidad Merkel ha confirmado lo que ya se sabía por más que costara creerlo: Donald Trump quiere cambiar la relación con Europa y no está dispuesto a costear la seguridad europea corriendo con la mayor parte de los gastos de la OTAN y en cuanto a los ingleses, lo del Brexit va más que en serio.
Así que la Unión Europea se tiene que reinventar y me parece a mi que esto puede ser una oportunidad.
Es verdad que la seguridad es cara y que venía muy bien la chequera interminable del amigo americano a la hora de correr con los gastos de la Alianza Atlántica, pero eso ha hecho que durante muchos años en el seno de la UE no se haya tomado la decisión seria de hacer una proyecto sobre seguridad. Claro que para eso se debe de avanzar en otras políticas de unidad dentro de la UE.
Y es que el problema de fondo tiene que ver con que la UE se ha estancado y no avanza ni hacia delante ni hacia atrás. Se ha convertido en un club económico del que emanan directrices económicas y poco más. 
Es un fracaso que los países de la UE no tengan una política exterior común y por tanto una política de seguridad común. Y eso lo vemos en cada crisis internacional donde cada país defiende sus exclusivos intereses.
Por otra parte la Unión Europea se ha convertido en la madrastra mala de la crisis porque desde Bruxelas-Berlín se han tomado decisiones que han supuesto un grave quebranto para millones de ciudadanos europeos de los países del sur.
El sufrimiento de Grecia, de Portugal y sí, también de España, a cuenta de tener que aplicar unas draconianas medidas de austeridad, ha provocado desafectos hacia la UE y lo peor que se puede hacer es ignorar esta realidad.
Así que ahora que Donald Trump ha dicho en la reunión de la OTAN y del G7 que su país no va a pagar la factura de la seguridad europea, y que además no comparte las políticas migratorias, etc, y que Gran Bretaña prepara con entusiasmo su Brexit, o sea que son menos amigos de Europa que antes, la UE tiene la oportunidad de reinventarse y asumir la mayoría de edad. Ya es hora.