La primera batalla

La primera batalla

Qué va a decidir el Consejo Europeo sobre el problema migratorio? Por lo pronto ni Merkell, Macron y Sánchez parecen convencidos de que sea posible un acuerdo de todos los países miembros, de ahí la propuesta de la canciller alemana de buscar acuerdos bilaterales o trilaterales pero sin necesidad de que estos sean asumidos por la totalidad de los miembros de la Unión Europea.
La realidad es que países como Hungría, Polonia, Chequía y Eslovenia se vienen negando a aceptar los acuerdos que se han ido adoptado en el seno de la UE para afrontar el problema migratorio.
En todo caso si algo es evidente es que las políticas que se han implantado hasta el momento han sido un fracaso.
Miles de personas se juegan la vida por llegar a la orilla europea y no hay semana donde no suceda una tragedia.
Por otra parte los países, como Italia y Grecia, a los que han llegado el grueso de inmigrantes se han visto desbordados por la situación sin que desde la UE se les haya echado una mano, lo que por otra parte no justifica la actitud del gobierno italiano negándose a prestar socorro a los inmigrantes que se lanzan al mar en barcos que terminan naufragando.
Pedro Sánchez, siguiendo la estela de Macron y de Merkell, se muestra partidario de poner en funcionamiento "centros controlados", es decir lugares donde se reciba a los inmigrantes y se estudie, uno por uno su situación para ver si reúnen las condiciones de refugiados políticos.
Pero sin desdeñar esa posibilidad, me parece a mi, que antes que nada la Unión Europea lo que debe es poner en marcha mecanismos eficaces que acaben con los "tratantes" de personas, porque la realidad es que hay mafias que se están enriqueciendo trasladando inmigrantes de los que abusan además de maltratar y luego dejan a su suerte en medio del mar.
La primera batalla debería de ser contra esas mafias. Y no se deberían de escatimar medios.
Mientras no se acabe con las mafias continuará la tragedia del tráfico de personas.
En segundo lugar es igualmente urgente un plan de inversiones directas en los países de origen de los inmigrantes, crear condiciones para que nadie tenga que huir de su país en busca de una oportunidad. Pero insisto en que esas inversiones tienen que ser gestionadas directamente por la UE porque desgraciadamente dar dinero a gobiernos corruptos para que gestionen esos planes de desarrollo es como tirar monedas al mar.
Lo más desolador es que la Unión Europea es todo menos "unión" en el asunto de la inmigración.