En marcha

Las declaraciones de buena parte de los dirigentes del independentismo catalán señalando que ya sabían que la mayoría de sus conciudadanos no están con el "proces" y por eso ha fracaso, es una muestra mas de su cinismo y aventurerismo. En definitiva han engañado y manipulado a la gente que les ha acompañado en el afortunadamente frustrado "proces".
Y mientras estas declaraciones se suceden, en el Congreso, por iniciativa del PSOE, se pone en marcha la comisión territorial encargada de estudiar una actualización del Estado de las Autonomías.
En mi opinión es más que loable el empeño de Pedro Sánchez en que sea en el Parlamento donde se comience a estudiar y debatir esa reforma del Titulo VIII de la Constitución que, mas adelante, de lugar a una puesta a punto más amplia de nuestra Carta Magna. Porque hay que recordar que Mariano Rajoy y su partido se venían negando hasta ahora de plantear siquiera que se pudiera estudiar la reforma de la Constitución.
Lo incomprensible es que Podemos se haya desmarcado junto a Ezquerra República y el PDCAT, y el PNV, de esta iniciativa socialista. Y más incomprensible es la actitud un tanto displicente de Ciudadanos.
Y es que no se puede estar día sí y día también clamando por la reforma de la Constitución y cuando alguien propone, en este caso el PSOE, poner en marcha una comisión de estudio de esa reforma, entonces poner inconvenientes. Por tanto suya será la responsabilidad de quienes no participen pero lo que es evidente es que esa comisión es tan necesaria como pertinente.
Y me parece excelente que se haga realidad que entre los primeros comparecientes estén los tres ponentes de la Constitución Miguel Roca, José Pedro Pérez Llorca y Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón. Tres hombres con sensibilidad política muy distinta pero que fueron capaces en el pasado de ponerse de acuerdo y que sin duda sus reflexiones sobre el Titulo VIII de la Constitución y cómo, en su día, debe de reformarse la Constitución deben no solo de ser escuchadas sino tenidas en cuenta.
A la comparecencia de estos tres padres de la Constitución seguirán muchas más no solo de expertos constitucionalistas sino de representantes de la propia sociedad.
A sus señorías les va a venir muy bien escuchar antes de ponerse a trabajar en cualquier reforma que desde luego no se podrá llevar a cabo sin el concurso de todas las fuerzas políticas.
En cualquier caso ya digo que es un acierto que esa comisión se ponga marcha sin prisas pero sin pausa.