El eje

Lo reconozco me pone nerviosa escuchar la palabra "eje" de labios de políticos que representan una derecha extrema europea.Y eso es precisamente lo que hemos escuchado en las últimas horas, que Italia, Alemania y Austria preparan van a conformar un "Eje" contra la inmigración.
Los ministros de Interior de Italia y Alemania lo tienen claro y el jefe de Gobierno de Austria les apoya de manera entusiasta.Y es que la crisis del Aquarius esta provocando una polémica en el seno de la Unión Europea respecto al problema migratorio.Pero mientras Alemania, Austria e Italia, junto a Hungría, Polonia y otros países europeos tienen claro que quieren imponer una política de puertas cerradas a la inmigración, el resto de los países miembros de la UE gastan palabras pero no ponen en marcha políticas con hechos concretos en los que queden claros los principios éticos, democráticos y humanitarios de Europa.
Es evidente que la UE tiene que dar respuesta al problema de la inmigración pero esa respuesta no pasa por crear "ejes", sino por luchar contra las mafias de seres humanos y sobre todo invertir en proyectos en los países del Tercer Mundo cuyos jóvenes se ven obligados a emigrar intentando llegar a Europa porque en sus países no tienen porvenir.
Nadie se va de su casa por gusto sino por necesidad y eso es lo que les sucede a tantas y tantas miles de personas que huyen de conflictos bélicos unos y del hambre y la miseria otros. Y sí, los programas de cooperación internacional tienen que ser más eficaces para que el dinero que se manda ponga en marcha iniciativas que den trabajo a los jóvenes en vez de terminar en los bolsillos de los políticos corruptos de esos países.
En realidad hace falta repensar el mundo. Ya sé que la frase puede sonar rimbombante pero se ajusta a la realidad. Europa envejece. El nivel de vida alcanzado en Europa, en términos generales, es más que aceptable. A pesar de la crisis, el Estado del bienestar aún mantiene sus cimientos. De manera que no es de extrañar que tantas y tantas personas que nada tienen quieran llegar a la orilla europea en busca de una vida mejor.
Aún así, la decadencia europea es más que evidente. Nuestro mundo languidece y no lo vamos a conservar poniendo fronteras inquebrantables.
Mientras tanto al otro lado del mundo, millones de personas malviven. Y esas personas necesitan una respuesta que pasa por la cooperación con sus países y el recibimiento ordenado en los nuestros.Me pregunto que Unión Europea va a resultar triunfante la del "Eje" que han puesto en marcha Italia, Austria y Alemania o por el contrario se impondrá la Europa humanista. Ojalá triunfe está última.