Samil, una playa urbana

Samil, una playa urbana

Recuerdo un llamativo titular de periódico hacia finales de 2002 o principios de 2003 que aseguraba que el nuevo PGOM -que entonces se comenzaba a tramitar- contemplaba retranquear la avenida de Samil para ampliar la playa. Han pasado todos estos años y mientras el PGOM fue aprobado y después anulado, la avenida sigue en su sitio y la playa no ha ganado ni un metro. Y hubo oportunidades para avanzar algo: el Plan estuvo en vigor siete años y en ese tiempo finalizaron tres concesiones, con distinto resultado: una, la del Dornas, fue eliminada; otra, el Jonathan, transformada y ampliada, y la tercera, del hotel, está a la espera de su demolición para construir en su lugar un complejo de más calidad. El problema es más de definición que de urbanismo: nunca ha estado claro qué hacer con el entorno playero, si integrarlo en la ciudad -que creo que es lo mejor- o si dejarlo como ahora, como una especie de isla autónoma, algo muy típico de Vigo: es el caso de Navia, que ha crecido como una ciudad dentro de la ciudad, sin apenas conexión con el resto y con la ampliación prevista en el aire, lo que va a alargar todo.
Samil es una playa urbana y como tal necesitaría servicios adecuados, hosteleros y de todo tipo, incluyendo un transporte especial rápido y continuo y el desarrollo de la famosa milla verde por la avenida de Europa, que también continúa siendo lo que fue en sus inicios, una carretera y no una calle. La indefinición es otra marca de la Muy Leal y así se van enquistando asuntos, como el Barrio do Cura o el modelo de Beiramar. En el caso de Samil, recuperar las dunas y ampliar el arenal puede ser una buena idea, pero difícilmente avanzará mientras no se responda a la primera cuestión: ¿qué queremos hacer con la playa y su entorno? Vigo cuenta con 36 arenales y hay posibilidades para que cada uno tenga sus propias características, y Samil no tiene por qué ser O Vao ni tampoco Alcabre o Saiáns. Parece lógico que una de las playas más famosas de España disponga de aparcamientos, bares, restaurantes y hasta tiendas. Continuará...