Una propuesta impecable en su fondo

Una propuesta impecable en su fondo

Son legítimas las quejas de los dos grupos de la oposición municipal y sus acusaciones sobre el papel ínfimo jugado por el gobierno local, y por tanto por el Concello de Vigo, durante los cinco meses de exhibición del Pergamino Vindel. 
Es cierto que el protagonismo de la Administración local ha sido muy reducido y que todo ha pivotado en torno a la Universidad de Vigo, que fue la que logró el préstamo. Luego, tras frustrarse el Marco como centro expositivo provisional del documento de Martin Codax por motivos que no vienen a cuento, intervino la Xunta y ofreció el Museo del Mar, que se ha demostrado un buen lugar. Las más de 50.000 visitas recibidas prueban que había interés por conocer la obra que se puede considerar piedra fundacional de lírica en gallego y de la propia ciudad de Vigo. 
Dicho todo esto, el  asunto que proponía ayer el gobierno local para debate y aprobación era impecable en sus formas -iniciar una petición desde la Administración local dirigida al Estado- y fondo -tratar de conseguir algún acuerdo con la Biblioteca Morgan- y no merecía que acabara con una bronca, y la ausencia voluntaria de PP y Marea de Vigo por los motivos que ya expusieron sobre la convocatoria. Por muy apresurada que fuera o incluso improvisada, la petición era y es fundada y lógica y se trata de un primer paso para llegar lejos aunque para ello se necesita que el Vindel sea un asunto de Estado. Si es sólo local, nada haremos salvo enredarnos en un debate estéril y local, para consumo interno. 
Así que ayer no empezamos bien, pero al menos hemos dado el primer paso. Para que el Pergamino Vindel tenga domicilio en Vigo hace falta mano izquierda, calma y una estrategia a largo plazo. Y desde luego, conseguir el máximo consenso y que el Gobierno gallego, la Universidad de Vigo y el Gobierno del Estado estén de acuerdo. Nadie dijo que  vaya a ser fácil. Continuará...