portugal, desde luego

portugal, desde luego

Javier Vega Seoane, el presidente del Círculo de Empresarios de España, que agrupa a las grandes firmas que cotizan en el Ibex, acaba de realizar unas interesante declaraciones aprovechando la crisis catalana. Tras celebrar el regreso de la ley y el Estado de Derecho a Cataluña, señaló que quizá sería una oportunidad única para ir más allá y plantear en serio la unión ibérica con Portugal. Recordó que ya se han comenzado a dar algunos pequeños pasos, como la red eléctrica común que reducirá costes y unificará la gestión de un bien estratégico, y el hecho que ambos países conforman un mismo mercado desde el punto de vista económico y comercial -las marcas internacionales tienen direcciones únicas para ambos lados- y que con una misma moneda y sin fronteras, podría ser el momento para pensar en Iberia y no en sus partes. 
Su declaración tiene el interés añadido de ser la primera que realiza una persona en España que cuenta con potentes altavoces mediáticos y que por tanto llegará lejos. En cambio, no resultaría rara en absoluto en Portugal, donde hay encuestas periódicas que afirman que al menos la mitad de los ciudadanos lusos serían partidarios de recuperar la unión (o reunificación, para ser más precisos) perdida a mediados del siglo XVII por última vez. El último sondeo lo realizó el Instituto Elcano y dejó como resultado que el 78 por ciento de los portugueses creen que habría que avanzar ya hacia algún tipo de integración. El anterior trabajo de 2016 había colocado la cifra en el 68 por ciento. Y el anterior en el 50. En Portugal, los estudios demoscópicos apuntan en similar dirección, con la confianza de un país de 57 millones de habitantes tendría mucho más peso en Europa y en el mundo. 
Las declaraciones y datos son alentadores, pero no nos confundamos: hoy por hoy es una utopía, y no hay más que ver las tensiones internas en Cataluña para imaginar los efectos de una decisión de este calibre, que lo cambiaría todo. En Galicia ya existe una Eurorregión constituida formalmente con la agrupación de ayuntamientos en el Eixo Atlántico que funciona y ha tenido su papel en asuntos como el peaje en las autovías del Norte luso y en la mejora del tren entre Vigo y Oporto. Continuará...