Los tres asuntos pendientes

Los tres asuntos pendientes

Coincide el regidor de la Muy Leal con la visión de este diario sobre cuáles son los asuntos que el nuevo Ejecutivo, del mismo color político que el vigués, tiene que tratar de resolver. Son tres, todos ellos reclamados de forma unánime por la Corporación, el gobierno local y la sociedad, así que existe consenso amplio: AVE por Cerdedo, la situación de la AP-9 y la nueva autovía hasta Porriño. De estos tres, el último tenía -y tiene aún- una solución extra presupuestaria a través del Plan de Inversiones en Carreteras, así que PS lo tiene muy fácil: no tiene que hacer más que continuar con la tramitación hasta culminarla. El Plan de Inversiones en Carreteras contempla utilizar la fórmula pública-privada de una manera muy similar a como se construyó el Cunqueiro: la Administración pública contrata con una empresas privada la construcción de una dotación, y el Estado la paga a plazos, como si fuera una hipoteca o un peaje en la sombra. Sólo así se puede construir con rapidez la autovía entre Vigo y Porriño, que no sería sino el último tramo de la A-52, que quedó sin construir al existir la penosa A-55, a su vez un desdoblamiento de la vieja carretera. 
Más difícil es resolver lo de Cerdedo, una herencia que se remonta a ZP, quien en Vigo prometió que la línea estaría lista en el ya lejano 2012. Fue una de las muchas palabras que no se llevó el viento. La declaración de impacto positivo del tramo es la condición necesaria y el objetivo mínimo del nuevo Gobierno. Es posible y el documento debería estar listo tras una espera demasiado larga. Y en cuanto a la autopista, Rande está pendiente, como la AP-9, y no va a ser fácil. Fue Borrell ministro quien en 1993 puso peaje al tramo Teis-Peinador, que luego retiró un Gobierno del PP.