Ifevi, estación y universidad

Ifevi, estación y universidad

El instituto ferial se puso en marcha durante el tan breve como rentable para Vigo mandato de Fernando González Laxe. Coruñés de pro, hizo mucho por su ciudad -y más cuando siendo presidente de Puertos del Estado declaró su puerto como nodal europeo en colaboración con José Blanco, dejando a Vigo en la estacada- pero hay que anotar que desde la Xunta se portó con la Muy Leal. En sus apenas dos años al frente del Gobierno gallego aprobó y -más importante- puso en marcha tres dotaciones claves: la estación de autobuses, el Ifevi y sobre todo la Universidad de Vigo, lo mejor que le ha pasado a esta ciudad en los últimos 40 años. Como el propio Laxe explicó mil veces, la terminal de bus se construyó en la avenida de Madrid porque así lo quiso el alcalde Manuel Soto. Fue un fracaso y en un par de años pasará a la historia, pero nada hay que achacar al entonces presidente gallego. 
En cuanto a la Uvigo, Laxe la creó en contra de las opiniones técnicas, económicas y políticas, que consideraban que iba a resultar muy complicado para la Administración gallega mantener tres universidades, ya que también, de regalo, aprobó la de Coruña. En efecto, fue una decisión difícil, pero exitosa a todas luces. Para Vigo, supuso subir un peldaño en su calificación urbana. Nada fue fácil para la Universidad: una vez creada, la primera llamada que recibió el rector Luis Espada fue de Gayoso, de Caixanova, pidiendo que le pagara los edificios del Cuvi...
En cuanto al Ifevi, ha tenido mejores años pero ha sido el único recinto ferial gallego que se ha mantenido por sí mismo mientras el resto naufragaban. Ahora parece pivotar en torno a los tres días de Conxemar, que parece argumento suficiente para la inversión a realizar.